fbpx

Noticias positivas 24 horas

5 razones por la que Malpelo está ahora en la Lista Verde de Áreas Protegidas y Conservadas

¡Buenas noticias! El Santuario de Flora y Fauna Malpelo, la novena área protegida marina más grande del mundo, fuera incluida en la Lista Verde de Áreas Protegidas y Conservadas, una iniciativa de la Comisión Mundial de Áreas de Protegidas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Este reconocimiento significa que durante los próximos cinco años, el equipo encargado de su administración, tendrá la oportunidad de evaluar y mejorar el desempeño del lugar bajo criterios de conservación globalmente establecidos. También, recibirá acompañamiento de expertos y organizaciones aliadas y tendrá la posibilidad de acceder a apoyo técnico y financieros. En WWF celebramos este logro, posible gracias a las siguientes razones:


1. Un área clave para la conservación

Este Santuario ha demostrado ser bastante efectivo en la protección y recuperación de cientos de peces, corales y aves, así como también de especies comerciales y atractivas para el turismo, especialmente para el buceo, una actividad que lo ha convertido en un referente mundial por la cantidad de vida marina que se puede avistar. En la zona también se ha hecho un gran esfuerzo para mantener ecosistemas como los arrecifes.

2. Refugio de biodiversidad

En la Isla Malpelo y en su área adyacente, la biodiversidad parece infinita. Peces, reptiles, crustáceos, aves y mamíferos marinos y terrestres, conforman uno de los sistemas de vida más estratégicos del mundo en términos de conservación. Algunas de las especies que hacen única esta área protegida son los tiburones martillo (Sphyrna lewini) y los Galápagos (Carcharhinus galapagensis), 59 especies de aves migratorias, cangrejos como el endémico omnívoro (Johngarthia malpilensis) y una gran cantidad de aves marinas, con una extensa población de piquero enmascarado (Sula granti).

3. Buena gobernanza

La protección de este Santuario se ha caracterizado por un gran trabajo de coordinación entre actores de los sectores científico, turístico y de conservación. Diversas instituciones públicas y privadas se han articulado y han logrado resultados, por ejemplo, para enfrentar amenazas como la pesca ilegal y promover esquemas de aprovechamiento sostenible de los recursos en el Pacífico (no solo en los límites del área protegida).

En ese sentido, han sido de gran importancia la administración conjunta del Santuario y el área de uso del Distrito Nacional de Manejo Integrado Yuruparí, que permite a las autoridades y la industria pesquera nacional aporten a la pesca sostenible en la región; y el esquema regional de gobernanza de las áreas del Corredor Marino del Pacífico Tropical (CMAR), una iniciativa que apunta a la conservación de la biodiversidad y los recursos marinos en cuatro países del Pacífico Tropical Oriental: Costa Rica, Panamá, Ecuador y Colombia.

4. Punto de conectividad

Este lugar no solo resguarda una gran biodiversidad, sino que tiene un inmenso valor por la conectividad en los océanos por su integración al Pacifíco Este Tropical, un área reconocida mundialmente por su gran biodiversidad y endemismo, con una alta presencia de corales blandos, crustáceos, moluscos, peces y especies migratorias de importancia global como los atunes, tiburones, tortugas, ballenas y aves marinas.

El Santuario también hace parte del Subsistema de Áreas Marinas Protegidas de Colombia, una plataforma que impulsa estrategias de conservación del territorio marino y costero en el Océano Pacífico y el Mar Caribe.

5.Territorio estratégico

El Santuario es un área geopolíticamente estratégica, por lo que ha sido reconocido previamente como:

  • Área de Importancia para la Conservación de las Aves (AICA).
  • Sitio Patrimonio Mundial Natural reconocido por la UNESCO. Joya marina de Colombia.
  • Área Marina de Importancia Ecológica o Biológica (EBSA).
  • Refugio Oceánico Global (hoy conocido como Parque Azul o Blue Park).
  • “Hope Spot” de biodiversidad bajo la iniciativa Mission Blue, que destaca los punto de conservación científicamente identificados como críticos para la salud de los océanos.

¡Ojo al dato! En 1995, la isla de Malpelo y una zona adyacente marina fueron declaradas Santuario de Fauna y Flora Malpelo. Hoy en día el área protegida, ubicada en Buenaventura (Valle del Cauca), tiene 2.667.908 hectáreas. Su inclusión en la Lista Verde, es la cuarta de de este tipo para el país, pues en 2014 se acreditaron los Parques Nacionales Naturales Gorgona y Tatamá, y el Santuario de Flora y Fauna Galeras.

La Ciudad Positiva con información de WWF.

Comments (0)

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: